Chapter 1-15 Script Draft

  •  
  • 185
  • 2
  • 1
  • Spanish 
Jan 23, 2017 11:03
Chapter 1-15 Script Draft
Escena 1
(en el despacho; utilería: teléfono, escritorio, libro de páginas amarillas)
(Margarita está sentado a su escritorio, agarrando el teléfono; Alberto está sentado cruzando la habitación)
Margarita: No, necesitamos esperar en la mudanza. El dueño ya no ha firmado el arrendamiento.
(Lola entra, llevando un abrigo, mira a Margarita un poco enojada)
Margarita: Tengo que irme. (afectuosamente) Te quiero mucho, Tony. (cuelga el teléfono)
Margarita: Lola, alguien te quiere hablar en línea dos. (da el teléfono a Lola)
Alberto: Hola, es Alberto Sanjuán, ¿me recuerdas?
Lola: ¡Alberto! ¿Qué tal? ¿Algo ha pasado?
Alberto: (nervioso) Bien, necesito un detective. Algo horrible ha pasado -- ¡mi jefe está muerto y yo soy el primer sospechoso! Estoy a Publimagen, en mi despacho. Paseo de la Habana, 5.
Lola: Vale. Vengo ahora. (cuelga el teléfono)
Lola: (a Margarita) Voy a Publimagen. Puedes buscarlo en las páginas amarillas.
Margarita: Pero el Sr. Ramales viene esta tarde y Paco y Miguel no están aquí. Tendrás que decirle que venga otro día. Aún no hemos encontrado a su mujer ni sus joyas.
Lola: Vale. Iré ahora, adiós.

Escena 2
(a la puerta de Publimagen; utilería: coche de policía)
(sargento de policía, Lola, Alberto)
Sargento: ¿Quién es Ud.? ¿Adónde va?
Lola: Soy detective privada. Tengo que investigar la escena del crimen.
Sargento: Nadie puede entrar ahora.
Lola: Es muy urgente. ¿Podría preguntar al inspector?
Sargento: Un momento. Quédase aquí.
(sargento sale, Alberto llega a la puerta)
Lola: Hola Alberto. Lo siento por el acecho. Había mucho tráfico.
Alberto: No te preocupes. ¿Quieres venir a mi oficina?

Escena 3
(en la oficina de Alberto, utilería: ?)
(Lola, Alberto)
Alberto: Pues, lo han encontrado esta mañana. Su secretaria, Blanca Fanjul, me ha llamado porque la puerta de su oficina estaba cerrada, y nadie respondió cuando llamaba. Solo yo y mi jefe Zabaleta teníamos las llaves, pues Blanca me las pidió. Ella lo encontró en el suelo, muerto de un tiro de pistola. La pistola estaba en la mesa, al lado de su mano, pero no fue un suicidio, según la policía.
Lola: ¿La policía ha encontrado alguna otra cosa?
Alberto: Sí, una carta de despido para mí, sorprendentemente. Pero Zabaleta y yo no teníamos problemas cuando trabajábamos juntos. Era un poco difícil a veces, pero nos llevábamos bastante bien.
Lola: ¿Ha pasado algo raro antes de su muerte?
Alberto: No, pero trabajábamos en la campaña electoral de un político, Alfonso Juárez. Zabaleta y yo no estábamos de acuerdo en esto. A él le gustaba Juárez, pero a mí no.
(el teléfono de Alberto suena)
Alberto: Hola Emma.
Emma: Alberto, el Inspector Rupérez quiere hablarte.
Alberto: Vale. Ya voy.
Alberto: (colgando el teléfono) Adiós, Lola.
-----
(unos pocos minutos más tarde, Alberto regresa a la oficina)
Lola: Pues, ¿cuántos años tenía el Sr. Zabaleta, y estaba casado?
Alberto: Tenía como cuarenta y ocho o cuarenta y nueve años. Estaba casado con una mujer conocida como María Victoria Villaencina de Zabaleta.
Lola: ¿Y dónde estaba su esposa en la noche de su muerte?
Alberto: En la Habana, Cuba, en vacaciones. Creo que fuera la última persona que habló con él.
Lola: ¿Y qué hiciste tú ayer, mientras el crimen se cometió?
Alberto: Fui al supermercado de El Corte Inglés y compré unas botellas de cava. Entonces regresé a mi casa y salí a la casa de mi amigo a las diez.
Lola: ¡Si tuvieras solo una coartada! ¿Estás al tanto de la carta anónima?
Alberto: Sí. Zabaleta la recibió hace dos o tres días.
Lola: Vale, adios.
(Lola sale de la oficina, regresa al despacho)

Escena 4
(Margarita está hablando en el teléfono con su novio, utilería: un ramo de flores)
Margarita: Adiós, mi amor. (Lola la mira con furia mientras ella cuelga el teléfono)
Lola: (con una mirada de sorpresa agradable) ¿Quién trajo las flores?
Margarita: El Señor Ramales. ¡Su esposa ha vuelto!
Lola: ¡Qué bueno! Esperaba que volvería. Pero…
Margarita: No te preocupes, no le diré que nosotros no habíamos nada que ver con eso.
(el teléfono suena, Lola lo contesta)
Lola: ¡Hola Paco! ¿Dónde estás? Tenemos muchas cosas de las que hablar.
Paco: Estoy al Escorial, con mi novia Lulú. Ella trajo unos chocolates.
Lola: ¡Date prisa! Necesito tu ayuda con un caso muy importante.
Paco: (con indiferencia) Vale, nena. Hablaremos más cuando vuelva.

Escena 5 (ch. 8)
(Paco y Miguel llegan al despacho; Paco está comiendo bombones; utilería: chocolate)
Lola: Hola Paco, hola Miguel. Tengo mucho que decirles. Esta mañana, yo recibí una llamada de mi antiguo novio Alberto. Su jefe, Ignacio Zabaleta, fue asesinado.
Miguel: ¿Cuándo fue el asesinato?
Lola: Hace unos pocos días. Alberto es el primer sospechoso.
Paco: ¿Necesitamos encontrar al asesino?
Lola: Sí, Alberto nos ha contratado.
Miguel: ¿Hay otros sospechosos?
Lola: Los otros sospechosos son Blanca Fanjul--la secretaria de Zabaleta--y un político del centro derecho que se llama Alfonso Juárez.
Miguel: ¿Qué haremos? ¿Hay alguna evidencia?
Lola: Sí, Zabaleta recibió una carta anónima dos o tres días antes de su muerte. Es interesante que fue escrito en el ordenador de Alberto. Dijo que si Publimagen no dejaban de trabajar en la campaña electoral de Juárez, alguien moriría.
Miguel: Antes de su muerte, ¿Zabaleta y Alberto se llevaban bien?
Lola: Sí, en general, pero la policía encontró también una carta de despido para Alberto.
Paco: Interesante.
(pausa)
Miguel: ¡Acabo de recordar que yo conozco el asesor de imagen de Juárez! Nos conocíamos en la universidad. Puedo hablar con él.
Paco: Yo hablaré con el Inspector Rupérez.
Lola: Bueno. Yo hablaré con Blanca y con la mujer de Zabaleta.
Paco: Tengo una idea. Yo puedo hablar también con mi amiga que vive en la Habana. Se llama Ifigenia Lopez.

Escena 6 (ch. 9-10)
(a Publimagen, Alberto y Lola, utilería: un brillante, bolsa)
Lola: Alberto, tengo que investigar el despacho de Zabaleta.
(los dos caminan al despacho)
Lola: (mirando el suelo) ¿Qué es esto? (recoge el brillante)
Alberto: No sé. Tal vez deberíamos guardarlo.
(Lola lo pone en su bolsa)
Lola: ¿Alguien limpió la oficina anoche?
Alberto: Sí, una mujer del campo conocida como Digna. Generalmente limpia sobre las siete. Iré a encontrarla ahora.
(Alberto sale, regresa con Digna después de algunos minutos)
Lola: Entonces, ¿Ud. es Digna? ¿A qué hora limpió la oficina ayer?
Digna: (lentamente) Sobre las siete, normalmente. Pero ayer, Sr. Zabaleta estaba trabajando y… Pues, es un caballero de verdad.
Lola: ¿Ayer, Ud. limpió o no?
Digna: Sí, sí, a las siete y cuarto. El Sr. Zabaleta salió para tomar un cafetito y yo tenía que pasar la aspiradora. Se había caído un cenicero.
Lola: Entonces, vamos de nuevo a la escena del crimen.
(cruzan la habitación)
Lola: Digna, ¿Ud. limpió bien esta alfombra aquí?
Digna: Sí, siempre limpio bien.
Alberto: Gracias Digna. Es todo lo que necesitamos.
Digna: No entiendo… ¿por qué me lo pregunta?
Lola: No creemos que Ud. mató a Zabaleta. Es probable que alguien perdió la brillante anoche, posiblemente el asesino.

Escena 7 (ch. 12)
(Lola regresa a su casa por la noche; ella está en su balcón)
Carmela: (gritando desde el balcón) ¿Quieres venir a cenar en mi piso? Comeremos bacalao al pil pil.
Lola: Vale, pero me ducharé antes.
Carmela: ¡Date prisa! El bacalao estará listo muy pronto.
(una hora pasa, los dos están en el piso de Carmela, acaban de cenar)
Carmela: ¿Alguna vez has tenido relaciones románticas con ese chico, Alberto?
Lola: Bueno, hace muchos años… pero no ahora.
Carmela: ¿Por qué Alberto ya no es tu novio?
Lola: No comió más que hamburguesas.
Carmela: Oh, sí, sí. La cocina es una cosa muy sagrada. Tomaste la decisión correcta.

Escena 8
(la próxima mañana, Lola llama a Alberto)
Lola: Alberto, ¿ya ha llegado la Sra. Zabaleta a su casa?
Alberto: Sí, vive en el Viso.
Lola: Bueno, ¿puedes darme la dirección?
Alberto: Sí, te la enviaré por mensaje de texto.
Lola: Gracias, te llamo luego.
Alberto: De nada, hasta luego.

Escena 9
(a la casa de Zabaleta)
Lola: Señora, su casa es muy elegante.
Sra. Zabaleta: (altiva/condescendiente) Gracias, pero no me gusta nada tu jersey verde. El color no te lleva bien. Deberías llevar rojo.
Lola: (un poco incómoda) Entonces, ¿qué hacía Ud. la noche en que se murió su marido?
Sra. Zabaleta: Bueno, estaba en el hotel de la Habana Libre. Llamé a mi marido sobre las nueve y media, tiempo español. Después, fui abajo para ver un espectáculo.
Lola: ¿Qué piensa Ud. de Alberto?
Sra. Zabaleta: Es un chico inteligente, pero un poco demasiado ambicioso. (silencia por unos pocos segundos) ¿No tienes más que preguntarme?
Lola: No ahora. Si necesito, le llamaré en unos pocos días.
Sra. Zabaleta: (sonriendo artificialmente) Cuando quiera.

Escena 10
(Lola vuelve a la oficina a las 12:30, Margarita está hablando con Tony como siempre)
Lola: Margarita, ¿dónde están Paco y Miguel?
Margarita: Miguel está en la sede del partido de Juárez y Paco está hablando con Ifigenia.
(Paco camina por la puerta)
Lola: Hola, Paco. Entonces, ¿qué te dijo Ifigenia?
Paco: En la noche del asesinato de Zabaleta, su mujer estuvo en el hotel. Primero, habló con su marido, y después fue al cabaret.
Lola: ¿Otra persona ha hablado con la Sra. Zabaleta?
Paco: No lo sé, pero hablaré de nuevo con Ifigenia para descubrirlo.
Lola: Vale, gracias.
Paco: (con una sonrisa de suficiencia) Ningún problema, nena.
Lola: (irritada) ¡No me llames nena!
-----
(fin)
(el teléfono suena)
Alberto: Hola Lola, ¡tengo algunas noticias! Creo conocer a la culpable. ¡Acabo de hablar con Blanca y nunca adivinarás lo que vi!
Lola: Bueno, ¿qué viste?
Alberto: Ella llevaba pendientes de diamante. ¡Estaban en forma de trébol, pero faltaba uno de las diamantes!
Lola: ¿Qué? Vendré ahora.