Movie Review

  •  
  • 345
  • 0
  • 1
  • Spanish 
Mar 17, 2017 11:48
La semana pasada veía la película “Brothers in Exile”. La película se trata de dos hermanastros se llaman Orlando y Liván Hernández. Jugaban al béisbol en Cuba muy bien. Los dos jugadores lanzaban por equipos diferentes. Fueron a los Estados Unidos y tenían mucho éxito como jugadores americanos y ganaban mucho dinero.
La Unión Soviética se disolvió el fin de 1996. Porque la Unión daba ayuda financiera a Cuba, cuando se disolvió Cuba no recibió más ayuda y pasó por una crisis económica. Como resultado de la carencia de dinero y comida, la pobreza predominaba por todo Cuba. Los equipos de béisbol no eran más mejores. Los jugadores no ganaban bastante dinero para sobrevivir. También, como el gobierno de Cuba era muy estricto, los jugadores estaban observados por los agentes del gobierno cuando el equipo viajó a otras naciones para jugar. Les prohibió de traer a Cuba los artículos gratis en los hoteles extranjeros como pastillas de jabón y papel higiénico porque tendrían un aventaja sobre los demás de los cubanos en una sociedad comunista. Liván, el hermano menor, decidió a desertar del equipo cuando estaba en México. Con la ayuda de unos agentes americanos, huyó con éxito y empezó a jugar al béisbol en los Estados Unidos. En América, jugó muy bien y ganaba mucho dinero. Tenía finalmente la libertad para hacer lo que quisiera. Se sentía muy feliz.
Pero el hermano mayor no desertó con él porque no quería dejarlas sus dos hijas y su madre que vivían en Cuba. Tenía miedo de lo que el gobierno les haría, así que se quedó en Cuba. Debido a la deserción de Liván, el gobierno sospechó que Orlando se iba a escapar también. La policía le vigilaba dondequiera que fue. Se le burló, le insultó y al final supo que se vaya de Cuba. Veía al éxito de su hermano por la televisión y estaba orgulloso del hermano. Hizo los planes para huir cuando el papa visitaba a la Cuba durante la Navidad y la gente estaba ocupado. Navegó con otras siete personas a una isla. A la isla, esperaban a alguien que llevarles a los Estados Unidos, pero por cuatro días nadie les llegó a rescatar. El guardacostas de los Estados Unidos les vio y les salvó. Les trajo a las Bahamas, pero encontraron a los problemas. Después de mucha discusión y persuasión, todos los ocho entraron a los Estados Unidos. Orlando Hernández jugaba al béisbol allá, y como el hermano, ganaba mucho dinero, se volvía famoso y tenía éxito.
La película me hizo darme cuenta de todas las libertades que tengo aquí. Puedo decir y escribir lo que desee. Mucha gente en países bajos de una dictadura está restringida y no se puede expresar. Estoy agradecido por los derechos.

Es muy largo. Lo siento.